Elección del vestido de Novia


Lo principal es pensar en el tipo de cuerpo que tienes y con esto conocer los vestidos que te benefician:

  • Campana: Parte superior pequeña y caderas pronunciadas.
    Para este tipo de cuerpo lo ideal son escotes largos o corte imperio, con una falda acampanada u holgada.

  • Reloj de arena: Se cuenta con una cintura pequeña y curvas delineadas.
    Aquí es mucha más sencilla la elección del vestido ya que la mayoría de cortes o proporciones acentuaran correctamente. Recomendamos mantenerlo ceñido a la cintura y jugar con los volados y texturas.

  • Oval: Un cuerpo más atlético y con curvas menos pronunciadas.
    Buscar dar volumen con estilos como el plisado, los encajes o drapeado. Procurar que la tela caiga y se mueva, nada muy ceñido.

  • Campana invertida: Aquí se cuenta con espalda ancha y pechos pronunciados pero con piernas delgadas.
    La falda ha de ser protagonista y debemos concentrar toda la atención allí. Tal vez la mejor opción sea dejar una ranura para lucir la pantorrilla. Procura mantenerlo muy sencillo en la parte de arriba. Mucho ayuda el cuello en “V”.

  • Cuadrado: Si tus curvas no son muy pronunciadas debes utilizar tantos volados como puedas. Crear movimiento al rededor de las caderas y el busto. Evita los abrigos largos y rectos y también las prendas de un solo color ya que crean un efecto “tabla”.